100 KAVD

100 KORTA ARGA VARDAGSDIKTER (100 poemas cotidianos cortos y enojados): performance en Femninistisk Fesival, Copenhague, setiemmbre 2015.

 
FRONTERA

Parte del proyecto Fronteras.

Textos del libro Fronteras/Borderline (México DF, Literal, 2013).

 
TRIÁNGULO PERFECTO ROJO

Parte del proyecto Fronteras.

Textos del libro Fronteras/Borderline (México DF, Literal, 2013).

 

RAP DE LA POCHA

 

Estaba tomando wisqui en taza

en la única taza con asa de la casa

y el huracán se le escapaba de la boca demasiado rápido

los dedos se le envejecían demasiado rápido

los cigarros se le terminaban demasiado rápido

los labios de la madre la escupían demasiado rápido

los sueños se gastaban demasiado rápido

los hombres se perdían demasiado rápido

los hijos crecían demasiado rápido

 

Y entonces quiso flotar

como flotan los cardos sobre fondo seco

sacar la cabeza a la superficie

 

Ella quiso ganar la carrera

quiso ser bandera bailando en el viento dejarse llevar

sujetade la tabla de lavar

 

Ella quiso hundirse en la niebla

romper el pizarrón

tirarse del camión

Ella quiso jugar en la selección

quiso ser celeste celeste celeste

celeste soy yo

 

Quiso salir en la foto con los ojos rojos trepándose al mástil

con la cara desfigurada de Maradona

y dormir la mona como en un avión

 

Quiso que la bestia persistiera en ella

sin dejar de ser bella

azul como una estrella

cantar en la murga el solo de la murga

ser el bombo el redoblante el platillo

con aquel lienzo amarillo lleno de bolsillos

bajar el martillo

caer

 

Quiso cincuenta pizzas con muzzarella cincuenta

y todos los varones del mundo todos

perder la cuenta

Quiso ser la reina del tango y la estupidez del pensamiento osado

y la suela del zapato y el pato asado afanado del bañado

 

Quiso levantarse temprano

lavar los pantalones con sólo mirarlos

plancharlos subirlos cerrarlos mostrarlos

abrirlos bajarlos arrugarlos perderlos

buscarlos levantarlos sacudirlos moverlos

calzarlos abrocharlos

huirlos esconderlos

 

Quiso tomarse la pastilla

subirse a las sillas

bailar sobre las mesas

apretarse a las rejas

prenderse a la parrilla

 

Quiso tomarse el buque apretar la bocina

mamarse en las esquinas

desplumar gallinas

dormirse en la banquina

estudiar medicina china

 

Quiso fumarse un caño

encerrarse en el baño

chusmear sobre el tamaño

pasar por un extraño momento

quiso contar un cuento

estar en el evento

mezclar el cementoy llorar el sudor

 

Ponerse los pendientes que están en el estante

quiso olvidar los guantes

quiso ser una bala viajando en el cielo

llorar con desconsuelocomo los mamados

 

Ella quiso tomarse otra

llenar los cántaros

ponerse de nuevo ese vestido caro

 

Quiso prender inciensos

meterse al te-maskal

leer sin cesar

vivir en la playa con los pescadores

Ella quiso perdonar los peces comerse las flores

masticarlas cincuenta y siete veces

 

Ella quiso desfigurar en ácido los redondeados bordes de la filosofía real

en el sentido oriental

y de la filosofía fría

como cosa mía

te lo digo como cosa mía

 

Quiso café con merca y ginebra con galletitas

Ella quiso Sandy Mac

quiso J&B

quiso Ballantines

 

Ella quiso viajar en moto juntando arena de desiertos secos

terriblemente secos

Ella quiso un hijo dos hijos tres hijos mil hijos

porque un pollito y un cachorrito y una fotito

no eran suficiente compañía

Quiso de golpe mil manzanas mordidas

mil bolsas rellenas de agua

mil momentos rojos pujando pujando

mil camas mil pieles mil nombres

mil vasos de leche todo un largo tajo debajo

 

Quiso atravesarse nunca detenerse

ella quiso cansarse

adelgazar hasta la demencia

despreciar la ciencia

ella quiso morderse ella misma los pezones

apretarse vaciarse

desplomarse en la cama transpirada

dormirse destapada y soñar que no puede despertarse

 

Ella quiso levantarse y atacar

y putear y agitar y quiso incendiar

la escuela militar

 

Quiso escapar escapar escapar escapar...

Quiso fumar un tabaco otro tabaco más quiso volver atrás

quiso decir que sí que mejor sí que por favor lo vuelvas a pensar

Quiso verlo una vez más y sólo una vez más

sería cuando menos una vez más

 

Quiso viajar a París

como quiso soñar con viajar a París

pero nunca se le ocurrió nada

 

Ella quiso que la oyera

que dijera que síque la oía

...que triste me decía

que en esta soledad

no puede más el alma mía. Ven...

quiso que viniera

que viniera hoy

que viniera

 

Quiso llenar la mesa de botellas de cerveza

llenar la plaza o la fortaleza

pensó en el estadio

terminó en la lona

golpeando los puños

la piel abierta

las venas dibujadas

quiso que estuviera esa cara en la maraña

 

Quiso saltar el fuego

tener fuego encima

prender todo fuego

todos sus papeles

con un ardiente brazo largo divino

quiso ser filoso machete abriendo los caminos

 

Quiso cambiar las cosas

quiso luchar por ello

quiso envasar el dulce planchar el cuello

ordenar lentamente el ropero con ramos de romero

remendar la opaca destruída vieja campera de cuero

 

Ella quiso llegar lejos

ganar el concurso

levantarse al fletero

Quiso tener un novio todavía más pendejo

y otro más pendejo más pendejo más pendejo

 

Quiso una cazuela de abadejo con un vino viejo

quiso que pasara el cientoveintisiete

que pasara que pasara pronto porque el frío le comía los huesos

 

Ella quiso a los hombres hasta hartarlos

quiso golpearlos

quiso poseerlos exprimirlos comerlos y después dejarlos

Ella quiso más al primero

porque creía que la vida duraría menos

 

Ella quiso pintarse

quiso estar a tono con las circunstancias

torcer la balanza

abandonar la tranza

volver de la guerra a la que nunca llegó

quiso escribir poemas

y que otros hicieran la revolución

 

Quiso tener un auto con un casetero

quiso que costara barato

que fuera gasolero

quiso patear el tablero con sus lindas piernas

quiso estar enferma para siempre enferma como todos los demás

seguir el compás de la decadencia

 

Quiso ver el eclipse sangrar y las ballenas saliendo del mar

quiso morir morir morir morir....y después recién resucitar

Quiso ser la esencia

batir la mayonesa espesa

como un ama de casa con experiencia

 

Quiso ser Patti Smith

quiso ser peor

quiso ser la novia de alguien especial

alguien que nunca pudiera alcanzar

quiso libertad para ser diferente para ser igual

 

Quiso ser soltera divorciada casada

quiso estar rapada

saltar en la hinchada

bailar en la orilla llena de fantasmas

y los ojos hundidos en el agua salada

Quiso ser una rara chica flaca

de las que bailan con La Espinaca

 

Quiso escribir canciones

quiso escribir cartas

quiso escribir graffitis

quiso escribir ensayos

quiso que le cayera el sayo

dibujarse la figura del culpable

enchufarse al cable y no pensar

no calcular el tiempo que se va

Quiso escribir frases al azar

y de todos modos impactar

 

Quiso escribir

lavar sus manos para escribir

de alguna manera decir quién es

decir cómo es que es

todas esas cosas que es

pero trata de concentrarse

y en realidad sólo le importa el sexo

sólo le importa el sexo

 

pubicado en El Rap de la Pocha (Buenos Aires, Eloísa, 2004)

PARÁSITOS

Performance en Doc Lounge, en la presentación de la película Familia de Mikael Wiström y Alberto Herskovits. Mejeriet, Lund, 16 de marzo de 2010.

LA MUJER ANARQUISTA

este es un poema revolucionario
que la mujer anarquista se debía a sí misma
porque nunca antes
escribió poemas revolucionarios

ella viene de la clase obrera
y levanta su bandera por la libertad

a ella le gusta el sexo guarro
con gusto amargo en la boca
y que duela en las nalgas el día después
y los hombres de los que nunca podría enamorarse
porque si no no sería lo suficientemente guarro
y porque hay que vivir para contarlo

le gusta el vino barato
que pasa de mano en mano
bailando en la vereda
y los porros chiquititos que te ponen en onda
y sabe que con música de tambores remendados
se puede bailar también

pero también le gustan los vinos añejados
la carne asada en el punto exacto
los porros que te llenan el vientre de estrellitas
y los hombres inteligentes y sanos
que de todas las cosas parecen saber

hay muchas cosas que la mujer anarquista no sabe hacer
no sabe elegir el vino adecuado
y en los buenos restauarantes siempre pide el pescado
porque suena bien
no sabe exigir lo que le corresponde
y si lo hace es porque está muy enojada
y entonces nada sale bien

no sabe decir las cosas que piensa
y mucho menos decirlas en inglés
y el momento justo de decirlas
siempre lo encuentra después

pero sí sabe
escribir poemas revolucionarios
que los poetas no consideran poemas
y los revolucionarios no consideran revolucionarios

y tiene buen olfato para detectar
hombres inteligentes y guarros
de los que nunca podría enamorarse
porque hay que vivir después


 

Amsterdam Airport Schiphol, abril 2010
 

 

 

del libro Borracha en las Ciudades (Ediciones Liliputienses, 2013)

PEGAME QUE ME GUSTA       

[...]

Pero antes pasé otras noches a la intemperie en Montevideo, una que otra de vez en cuando. Porque se había hecho demasiado tarde, o esperando a alguien que no llegaba. La solución era por ejemplo llegar al fin de semana para ubicar algunos artesanos conocidos que me pudieran tirar con un poco de alambre, prestarme unas pinzas para empezar con algo. Pero entonces volvía a llover. Un sábado me lo pasé en el techito de los baños de la feria de Villa Biarritz con los cuatro artesanos más desgraciados del mundo que en lugar de trabajar jalaban cemento. Logré al menos trocarle a un feriante unos pares de medias por una bolsa de fruta pasada con la que nos llenamos la panza el Barrica y yo. Y a cambio el Barrica me llevó a dormir a su cuarto de pensión, una ficha el Barrica. No tenía ni veinticinco años y se estaba quedando sordo por culpa del cemento. Al día siguiente tomamos mate en un vasito porque la yerba no alcanzaba para llenar el mate y nos fuimos a Tristán Narvaja. Lo mismo podíamos habernos quedado porque seguía lloviendo y el viento soplaba con obstinación. No se laburaba nada. Allá abajo en Galicia prendieron un fuego y se armó una batucada. Negocié unas monedas por un chorizo sin pan y tomé vino que pagó algún otro. Y escuché por la radio Nacional-ColoColo por la Libertadores con un montón de gente entusiasmada y grité los goles fingiendo que me importaban.

 

En lugar de haber sido parte de todo eso debí haber sido un fotógrafo con una buena cámara. El mundo estaba lleno de imágenes, de rostros trastornados por aquella alegría fantaseada, de ropa vieja y arrugada en pequeñas pilas sobre un mantel de hule y tapadas con un nailon, de montañas de tablas de parqué húmedas y decoloradas, de botellas de plástico recortadas funcionando como vasos de vino, de carros de lata herrumbrados llenos de pescados grises, de bicicletas desarmadas en millones de pequeñas piezas extendidas en el piso mojado, de niños con caras de adultos sentados en el cordón de la vereda contando monedas, de viejas caras arrugadas hasta lo infinito. Vi cada una de las fotos, la naturalidad del gesto de despejar con la lengua pequeñas hebras de tabaco de entre los dientes amarillos, o la forma de torcer la espalda para apoyar el tambor contra la barriga hinchada de cerveza. La mujer que se pinta los labios antes de salir a bailar al desamparo de la llovizna. La forma en que la miran loshombres. La cara de perversa satisfacción con que los manyas chicos festejan el gol de Colo Colo. La mano venosa del tipo que hunde el filo del cuchillo en la carne gris del pescado. En todas esas imágenes veía cosas que se me antojaban importantes y que nunca serían mostradas.

 

En realidad yo era un fotógrafo. Y tenía una cámara, aunque no fuera una gran cámara. Pero de alguna manera había terminado de este lado de la lente con mi mochila y mis bolsas y mis pelos parados y mi ropa sucia y mi cara sin afeitar. La cámara mientras tanto se llenaba de polvo en un estante de tablón sin cepillar entre un montón de latas y cajitas llenas de piedritas, cuentas y ganchitos de alambre, rollos de tiento, cordón trenzado y quién sabe cuántas cosas más, en un lugar que se sentía tan lejos. Yyo creo que hasta mi cerebro se estaba pasando para el otro lado de la lente y del mundo, convirtiéndose en una masa sin forma que iba como un objeto más, colgado de mi equipaje. De pronto entendí que aquella gente a la que yo pretendía observar me miraba con una cierta compasión y trataban de contagiarme su alegría. A lo mejor hasta podían ayudarme. Quizá no debía seguir pensando como los que intentan producir algo sino con la lógica estricta, burda de la supervivencia, como sabiendo que el mundo está esperando que me muera, para hacer botones con mis huesos.

 

 

fragmento del capítulo 3 de la novela Pegame que me gusta (Montevideo, Criatura Editora, 2014)

 

PEGAME QUE ME GUSTA - teaser

Presentación de Pegame que me gusta, 2a edición

CRIATURA EDITORA, noviembre 2014.

 
 
 
 
 

MARÍA LA DEL BARRIO

 

ya no va a las fiestas pero se levanta con resaca igual
tiene el corazón hecho una pasa de uva
se aprendió las reglas y le manda el mensaje equivocado a la persona
     equivocada en el momento equivocado igual
puede borrarlo descartarlo hacer de cuenta que no existe ni el mensaje ni ella

      misma ni su foto en la pared
pero el pobre tipo que no entiende nada igual lo va  a leer

no te confundas maría
que hoy es otro día que se va quemando
vos tenés la boca como calle rota
y una lucecita que se va apagando

ella nació equivocada pero tuvo que crecer igual
dentro de su pecho había una pasa de uva
y era en un país hundido entre dos ríos con delirios de grandeza y ficciones de poder
le dijeron que era culta que era fina que era blanca
que éramos campeones
que éramos hermanos
la largaron a la vida con dos espejitos
diez dedos helados
una bolsa con semillas
y unas curvas espigadas que todos los hombres querían tener
y una lucecita brillando brillando
pero abrió la boca demasiado grande
las palabras le salieron a montones incendiando el aire
cuantas más salían más daño le hacían

no te distraigas maría
que hoy es otro día
y que te están mirando
vos tenés la boca llena de pavadas
y una lucecita que se va apagando

caminaba por los bordes pero puso comida en la mesa igual
se abrió el pecho y entregó toda la pasa de uva
tuvo suerte que llegó con la espalda derecha
a cruzar el túnel y a subirse al tren
con los brazos hechos grúas hechos barcos
hechos trenzas paisajes abrigos
con los brazos hechos cuerdas hechos alimentos
cajitas recuerdos
con los brazos hechos ramas hechos brotes
con pelos al viento
y cayó en otro país hundido entre dos mares fríos
con diez veces más delirios de grandeza y diez
     y veces más ficciones de poder
y jugó a las escondidas que tenía derecho
allí nadie conocía que venía del barrio ni lo que
     había hecho
y si lo supieran no lo entenderían

ya no tiene más problemas pero hay algo que le
     falta igual
dentro de su cuerpo hay una fiesta a la que nadie va
puede mostrarle al primero que sonría todas sus
     heridas su boca partida
y la lucecita que se va apagando
puede enfermarse descartarse en una cama hacer
     de cuenta que no existe y dejar de comer
pero el pobre tipo que no entiende nada igual lo va
     a saber

ya a nadie le importan tus historias de pendeja
ni si el mundo te ha tenido entre ceja y ceja
ya estás casi sola
ya estás casi vieja
es la vida que tenemos
o la tomas o la dejas como las lentejas

¿por qué no crecés maría?
que hoy es otro día que te está esperando
vos tenés la boca llena de sorpresas
y una lucecita que sigue aguantando
 

 

 

 

Lalo Barrubia, 2018

 
 

100 KAVD

video sobre la performance 100 korta arga vardagsdikter (100 poemas cotidianos cortos y enojados) realizada en el Feministisk Festival de Copenhague en setiembre de 2015.

 

FRONTERA

audio

mix de textos del libro Fronteras/Borderline (México DF, Literal, 2013).

 

TRIÁNGULO PERFECTO ROJO

video

parte del proyecto Fronteras en base a textos del libro Fronteras/Borderline

(México DF, Literal, 2013)

 

LA MUJER ANARQUISTA

poema del libro Borracha en las ciudades (Ediciones Liliputienses, 2013).

 

PARÁSITOS

video de la performance Parásitos, Lund, 2010.

 

PEGAME QUE ME GUSTA

fragmento del capítulo 3 de la novela Pegame que me gusta (Montevideo, Criatura Editora, 2014)

 

PEGAME QUE ME GUSTA - video para la presentación de la segunda edición del libro.

Criatura Editora, 2014

 

RAP DE LA POCHA

poema del libro El rap de la Pocha (Buenos Aires, Eloísa, 2004)

MARÍA LA DEL BARRIO

poema

 

ANTIFAZ

videopoema

2018

PARA ESPANTAR LA MUERTE

ficción / poema

(Halo, 2019)

 

AQUÍ NO SE ESCUCHA CUMBIA

audio sobre poema de Roxana Crisólogo, del libro Trenes (México DF, El billar de Lucrecia, 2010)

foto: Luciano Bardanca

AQUÍ NO SE ESCUCHA CUMBIA

poema de Roxana Crisólogo, del libro Trenes (México DF, El billar de Lucrecia, 2010)

interpretación de lalo Barrubia, 2011

 

PARA ESPANTAR LA MUERTE

ficción / poema (Halo, 2019)

 
  • Twitter Clean
  • White Instagram Icon
  • w-facebook
  • White YouTube Icon